¿Te sientes frustrado o triste cuando cometes errores? ¿Crees que sería mejor si lo hubieras hecho bien desde el principio?

Entonces, lee hasta el final.

«Nunca pierdo, o gano o aprendo. »

– Nelson Mandela –

Los errores son naturales y necesarios, son como los tropiezos de un bebé que está aprendiendo a andar. Es difícil hacer progresos sin estos tropiezos. Cuando aprendemos a andar, no pensamos si será fácil o difícil o si no lo conseguiremos nunca o si será imposible, simplemente lo hacemos, creemos en nosotros y creemos que lo conseguiremos y así ocurre.


Cuando crecemos, podemos perder un poco esa confianza pero es importante darse cuenta de ello y desaprender eso que no nos sirve. De esta manera, podremos hacer progresos.

Es importante que prestemos atención a no ser demasiado exigentes y no querer ir demasiado lejos demasiado rápido porque entonces entraremos en una rueda de sufrimiento y frustración que nos puede llevar al abandono.

La clave es la aceptación y el amor. La aceptación para darle valor a cada pequeño paso y tener paciencia con nosotros mismos como si fuéramos un bebe o un cachorrito, y el amor para llevar todo este proceso con cariño.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.